martes, 3 de abril de 2018

"Besos a la luz de la lona", VV.AA.

Una antología de relatos sobre el bello y espantoso mundo del boxeo

Es un hecho cierto que los escritores nos sentimos atraídos por el deporte del boxeo. Donde otros sólo ven brutalidad e instinto animal, nosotros vemos belleza. Tal vez en el fondo nos sentimos como esos boxeadores a los que todo el mundo dice que no salgan a pelear, que se retiren. A los escritores nos dicen lo mismo: que busquemos un trabajo de verdad. Pero unos y otros nos quedamos y seguimos peleando, sin conocer el motivo.

Son muchos los escritores que se han dedicado a hablar del boxeo. Es bien sabido que Ernst Hemingway disfrutaba con este deporte y que Joyce Carol Oates llegó incluso a dedicarle un ensayo. Jack London, maestro de personajes perdedores, también escribió sobre las doce cuerdas (ahora dieciséis). Y tampoco se resistió a sus encantos Julio Cortázar.

Esta antología editada por Demipage reúne a autores tan dispares que hablan de algo tan bumano como la lucha, el no rendirse, el aspirar a ganar un último combate antes de retirarse. Tal vez en España el ejemplo más notable de escritura sobre boxeo sea Ignacio Aldecoa, pero también tenemos muchos más nombres a un lado u otro del charco: Ray Loriga, Juan Villoro, Juan Carlos Onetti, Fernando León de Aranoa o Jack London son algunos de los autores que pululan por estas páginas. Descubriremos peleas amañadas, boxeadores que lloran, otros que lo tuvieron todo y lo perdieron, otros que se dejan ganar por k.o., otros que van a los puntos, otros que sólo necesitan un buen filete para poder seguir peleando. Los relatos están ordenados siguiendo las categorías del boxeo: peso pesado, welter, ligero, pluma, etc. La antología se completa con un par de crónicas sobre este deporte.


Cuna de perdedores, el boxeo carece de un halo de humanidad del que otros deportes carecen. Por cada Mohamed Alí (para mí siempre será Cassius), cada Foreman o cada Javier Castillejo, hay decenas y decenas de aspirantes que terminan sirviendo de sparrings. Es en este deporte donde mejor se ve la ley de la selva de forma desesperada y desolada. Urtain, Poli Díaz, etc, son sólo algunos ejemplos trágicos de boxeadores que buscan la redención. Son sólo algunos nombres de personas que salen cada noche a pelear y que nunca saben si regresarán a casa o terminarán besando la lona.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario