viernes, 12 de febrero de 2016

“Ahora intenta Dormir” de Emilio Bueso

Tras varias novelas, el autor de Castellón publica ahora un libro con sus mejores relatos. 



Hubo un tiempo antes de la crisis energética de Cenital, de los sucesos de Extraños Eones, de los vampiros de Diástole o del delirante viaje de Esta Noche Arderá el Cielo en el que Emilio Bueso escribía relatos.

Ahora, la editorial Valdemar nos ofrece una cuidada edición con estos cuentos en tapa dura y con breves apuntes del autor antes de cada uno, lo cual se agradece mucho porque nos permite a los lectores asomarnos con cierto morbo al estado de ánimo del escritor en ese momento. También nos ofrece una impresionante portada. 

Aunque Emilio Bueso sea considerado un maestro de lo sobrenatural en nuestro país, no todos estos relatos contienen elementos fantasmales, sino que combinan una gran variedad de voces y de ambientes que, no obstante, comparten elementos comunes: todos ellos están recorridos por líneas de alta tensión a punto de explotar, y la gracia estriba en saber cuál es el momento exacto en el que todo va a saltar por los aires.

Vecina resulta una buena apertura para el libro, aunque se sitúa casi en el realismo mágico con elementos perturbadores. Es interesante porque subvierte muchos de los tópicos del género hasta llevarnos a su terreno. A partir de ese momento y en adelante, se acaban las concesiones y comienza el vértigo. Hay relatos de todas las temáticas. Lamphead e Innsmotuh, Massachusetts nos hablan de cultos lovecraftianos de una forma velada el primero y más declarada el segundo. Controller es más prosaico en el sentido de que no incorpora en sentido estricto el horror sobrenatural, pero tal vez lo haga más temible el hacer referencia directa a la realidad. Bola de Mierda nos recuerda al Bueso del realismo sucio, con tintes que conectan con grandes del género como Buckowski. Pero todo ello sin dejar de ser un cuento de fantasmas.

Dial es uno de los más interesante gracias a su incorporación de elementos históricos y parece ser que en cierto modo verídicos. Cartero de Noche también recuerda en cierto modo a Charles Buckowski. Y también encontramos verdaderas pesadillas, aunque no exentas de poesía, como La Resaca de Ella.

De entre entre todos los relatos, quizá merezca una mención especial el cuento que cierra el libro El Hombre Revenido. Se trata de un cuento clásico de vampiros, sólido y muy bien construido, que apela a un crescendo en el que va sumiendo poco a poco al lector en el horror absoluto. Recuerda bastante en cuanto al tempo al relato también vampírico La Familia del Vurdalak, de Alexei Tolstoi.

Estamos ante un libro de cuentos muy satisfactorio para todos los amantes del género, que hará las delicias no sólo de los aficionados al terror malsano, sino también a todos los que esperamos con alegría la aparición de cada nuevo libro de Emilio Bueso.
Este libro supone también una agradable sorpresa en relación al lenguaje, porque no es el estilo seco y algo cortante al que nos tiene acostumbrados el autor, sino que también incorpora metáforas verdaderamente notables.

Una lectura adictiva que engancha al lector y le muestra las simas del horror desde el primer relato al último. Lo más difícil después será sacarle de tus sueños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario