martes, 16 de enero de 2018

“Habitaciones con monstruos” de Ángeles Sánchez Portero

Una colección de diecisiete relatos que indagan en las sombras de la condición humana 

Lo primero que llama la atención de Habitaciones con monstruos (Editorial Talentura) es lo bien escrito que está. Las metáforas que pueblan los cuentos de Ángeles Sánchez Portero son brillantes, y sus personajes tienen un aire melancólico que les hace discurrir por las páginas de este libro tan perdidos como cualquiera de nosotros. Es un libro que trasmite verdad por los cuatro costados.

La colección de diecisiete relatos muestra todo tipo de situaciones, pero con un aire de melancolía, de nostalgia, en ocasiones de temor. No son más que una pincelada en mitad de una historia, casi una instantánea que nos muestra una radiografía de cómo son sus vidas. Y son existencias banales, pero que en ocasiones resultan brillantes. Son historias corrientes, sobre ríos que discurren bajo ciudades y las consecuencias que esto conlleva para sus habitantes. O sobre hombres azules a los que llama la muerte. O sobre qué ocurre cuándo la megafonía de un autobús de pasajeros adquiere vida propia. O sobre señoras que tienen vidas imaginarias con personas imaginarias que adquieren un tinte de realidad. O sobre familias que solucionan sus problemas en locales clandestinos mientras la lluvia cae sobre la ciudad.

Todas las historias tienen monstruos. En ocasiones son las familias, o las parejas o los amigos. Otras veces el peligro viene de fuera y es sobrenatural e indeterminado. Pero, en general, lo que se desprende es la idea de que los culpables de hacer del mundo un infierno muchas veces somos nosotros mismos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario