viernes, 18 de marzo de 2016

“Holy Cow” de David Duchovny

Más conocido por su faceta de actor, David Duchovny nos sorprende con esta novela en la que muestra un enorme respeto por los animales y la naturaleza



.

El actor David Duchovny no sólo es conocido por haber encarnado al agente del FBI Fox Mulder en Expediente X. También fue el protagonista absoluto de la serie Californication, donde dio vida al escrito Hank Moody. Fue una serie barroca, llena de situaciones bizarras que finalmente murió de éxito y sus últimas temporadas fueron bastante flojitas. En ella, Duchovny era un escritor de éxito obsesionado con el éxito y con recuperar a su exmujer que viaja a California para escribir una serie de televisión. 

Pues ahora, el actor se destapa como un narrador de primera con este debut, Holy Cow (Editorial Stella Maris), que está indicada para adultos y también para lectores jóvenes. Está contada desde el punto de vista de una vaca llamada Elsie Bovary. Elsie es feliz en su granja conversando con otros toros y con su mejor amiga, hasta que una noche llega hasta la casa principal y ve la televisión por primera vez. En el programa, aparece lo que hacen con las vacas, cómo se las sacrifica y cómo se convierten en la comida de seres humanos. Asqueada, decide huir de su destino hacia otros lugares donde se respete a las vacas. Elsie sabe que en la India las vacas son sagradas y nadie puede hacerles daño, así que emprenderá un viaje acompañada por un cerdo y un pavo hasta encontrar su destino. 

Profundamente crítica con una sociedad consumista y centrada en las nuevas tecnologías, el punto de vista de Elsie pondrá de manifiesto algunas de las actitudes más ridículas del ser humano. Los aeropuertos, la forma de comer, nuestra separación con la naturaleza o el cambio climático, son sólo algunos de los temas que pasan por la aguda mente de Elsie. También los conflictos religiosos o la profunda importancia que se otorga a sí mismo el ser humano, que al fin y al cabo, es insignificante y consciente de su mortalidad. 

A pesar de que la narración está enfocada desde el punto de vista de la vaca Elsie, las aportaciones de Shalom, un cerdo convertido al judaísmo y de Tom Turkey, un pavo sabelotodo que da consejos sobre psiquiatría completan el relato de una sociedad enferma que ha perdido su contacto con la naturaleza. Son destacables además los dibujos que acompañan el inicio de los capítulos, obra de Natalya Balnova y que nos ilustran lo más destacado de la historia. Los capítulos son muy cortos, lo que lo convierte en un libro muy fácil y rápido de leer. 

David Duchovny nos cuenta todo esto sin perder un ápice de humor y dando como resultado una novela tierna y hermosa, en la que empatizamos inmediatamente con sus protagonistas y en la que nos muestra un sentido del humor que oscila siempre entre el sarcasmo y la carcajada tierna. Un gran debut para este actor que esperamos no abandone su recién descuboerta faceta de escritor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada