viernes, 18 de septiembre de 2015

“Mi Otra Madre” de Vicente Marco

El autor se hace con el Premio Valencia 2015 de Narrativa en castellano con esta novela claustrofóbica.


Julián vive con su madre una vida plácida y tranquila, que cambia cuando llega a su casa el Flaquito acompañado por su tía la Moderna. En mitad de un gran secretismo y de susurros, el protagonista descubre que su amigo va a quedarse a vivir con ellos, algo que al principio no le gusta, pero a lo que acabará haciéndose a la idea una vez descubra un terrible secreto. 

Ambientada en la casa donde viven los personajes, se trata de un libro adictivo y difícil. La atmósfera es opresiva y envuelve a los personajes como una tela de araña de la que se hace difícil escapar.
Por un lado, Vicente Marco analiza a una familia altamente disfuncional, como es la formada por Julián y su madre. Este no sale nunca a la calle: estudia en casa, tiene pocos amigos e incluso tiene siempre las persianas bajadas. La ausencia del padre y de una presencia amenazante exterior hace que este libro recuerde a Casa Tomada de Julio Cortázar, pero al revés. 

Por otro lado, también están las relaciones del Flaquito y su tía la Moderna, víctimas del padre de este, que no duda en ejercer la violencia sobre su hijo. La única forma de salvarse será incluirse en el microclima familiar que han creado Julián y su madre, pero tal vez tenga peores consecuencias a la larga. 

Es una novela que según palabras del autor, escribió en diez días y después se desvaneció. Es algo que tras leerla, se comprende a la perfección. La atmósfera algo deprimente y claustrofobia y las relaciones tensas que establecen los personajes dentro de la casa hace que el lector quiera huir. Pero Vicente Marco juega con maestría y nos deja pistas falsas, dobles sentidos y falacias que salen a la luz al final de la novela.
Mi Otra Madre (Lengua de Trapo)  se ha alzado con un merecido galardón, ya que es una obra que no dejará indiferente a aquel que la lea y que jugará con los sentimientos del lector, haciéndole compartir la esperanza y los sentimientos de desesperación y claustrofobia de los personajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario