miércoles, 4 de marzo de 2015

“Tus Magníficos Ojos Vengativos cuando Todo ha Pasado” de Juan Ramón Biedma

Con este extraño título, extraido de un poema de Oscar Wilde, Juan Ramón Biedma se alza con el II Premio Valencia de Novela Negra. 



La editorial Lengua de Trapo es la encargada de editar esta novela, ganadora del II Premio Valencia de Novela Negra, que se entrega anualmente. En este caso se trata de una novela negra algo atípica, porque está ambientada en la época victoriana inglesa, y porque aparecen Sherlock Holmes y el profesor James Moriarty.
Haciendo referencia directa a la última aventura del detective de Baker Street, la novela plantea algo del argumento de El Problema Final, que supuso la desaparición del detective a manos de James Moriarty. Partiendo de esta idea, Tus Magníficos Ojos Vengativos cuando Todo ha pasado, amplía la trama hasta llevarnos a las entrañas del Londres más tétrico y temible.
En una ciudad rodeada por la niebla tóxica que poco a poco se va cobrando vidas, desaparecen cuatro niñas, todas relacionadas con familias notables del país. La madre de una de ellas contacta con Cox, antiguo profesor de universidad y actual ladrón de tumbas, para que la ayude a recuperar a su hija siguiendo algunas pistas.
Mientras tanto, el detective asesor Sherlock Holmes, acompañado de su siempre fiel Watson, deberá hacer frente a varios intentos de acabar con su vida, mientras intenta reunir pruebas a contrarreloj para inculpar a su enemigo James Moriarty y llevarlo ante la justicia. Holmes sabe de buena tinta que el cerebro criminal que se encuentra tras la mayoría de crímenes cometidos en los últimos tiempos es Moriarty, pero no puede llevarle a la justicia por falta de pruebas. Será cuando recurra de nuevo a Watson, ahora felizmente casado y retirado de la investigación, para que le ayude a buscar a las niñas y a conseguir llevar a su enemigo ante la justicia.
Las dos líneas (la de Holmes y la de Cox) correrán en paralelo, llevando a sus protagonistas por los suburbios de Londres, como East End, Limehouse o Whitechapel, llenos de lumpen, de pobreza, de prostitución y de miseria, hasta el no menos inquietante Jardín Zoológico de Aclimatación Hagenbeck, donde conviven en condiciones penosas nativos de otros países traídos a Inglaterra para goce y disfrute de las clases adineradas. Harán todo para recuperar a las cuatro niñas, porque el tiempo se acaba.
Una novela que conjuga magistralmente las andanzas y las voces de los personajes hasta llevar al lector por el Londres más sórdido hasta el lugar que todo fan de Holmes espera, las cataratas Reichenbach. El libro presenta algunos altibajos, pero nada que desmerezca el resultado final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario