martes, 17 de febrero de 2015

“Los Modlin” de Paco Gómez

Un hallazgo casual en un contenedor de basura saca a la luz la increíble historia de una familia estadounidense afincada en España. 









Corría el año 2003 cuando Paco Gómez, fotógrafo de profesión, recibió una llamada telefónica de su cuñado. En un contenedor del madrileño barrio de Malasaña había todo tipo de objetos personales tirados. Lo que más abundaban eran fotografías. Sabedor de que a Paco le gustaba coleccionar estos objetos, su cuñado le avisó porque los curiosos estaban llevándoselas a manos llenas.

Paco Gómez se llevó algunas de estas fotografías a su casa y así comenzó una investigación que le llevaría a descubrir la apasionante historia de la familia Modlin, tres norteamericanos afincados en España que trabajaron en el cine como actores secundarios y que dedicaron sus vidas a preservar el trabajo de Margaret Modlin, autodenominada la mejor pintora apocalíptica de todos los tiempos.
Viendo el potencial de la historia y deseoso de dar a conocer a los Modlin al gran público, Paco Gómez se embarcó en una odisea para saber quiénes eran realmente y qué paso con los cuadros que había pintado Margaret. Comienza así una investigación que le llevará a tierras extremeñas, a Venecia y a las calles de Malasaña con sus bares clásicos buscando pistas sobre la familia. De esta forma, Paco Gómez decide poner en marcha un crowfunding a través de Verkami para financiar el rodaje de un documental y la publicación de un libro. 

Los Modlin es este libro. Narra los orígenes de una familia californiana, formada por un matrimonio y el hijo, y su viaje a España. A lo largo de las páginas de este libro, aparecerán personajes tan dispares como Henry Miller, Carrero Blanco, Agustín Fernández- Mallo, Javier Marías u Olga Barrio. 

El ritmo del libro contribuye a enganchar al lector desde las primeras páginas y aunque tal vez adolezca de cierto estilo literario, se disculpa gracias a la potencia de la historia. En su búsqueda de los Modlin, Paco Gómez se verá expuesto a todo tipo de casualidades que a veces pueden restar credibilidad al relato. Porque esta historia es uno de esos ejemplos en los que la realidad supera con creces la ficción. Los Modlin dedicaron todo su dinero y energías a preservar el legado artístico de una pintora muy difícil de encuadrar cuya obra (bastante marciana) no ha logrado el reconocimiento. Su historia es una mezcla de oportunidades perdidas y mala suerte. Se les cerraron muchas puertas y a la vez, ellos mismos contribuyeron a que la obra no se expusiera. La única muestra fue hace años en el Círculo de Bellas Artes. Desde la muerte de la pintora en 1998, sus cuadros reposan en un almacén esperando un reconocimiento que puede que nunca llegué. 

Un libro hipnótico, contado con la sinceridad de quien se acerca por primera vez a una historia que parece un guión de cine. Una narración curiosa donde las haya que nos habla de las casualidades del destino y del interés del narrador para que la historia no caiga en el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada