viernes, 3 de enero de 2014

“Cuentos de Cabecera”, de Osamu Dazai


Con un libro ambientado en los bombardeos sobre Tokio que tuvieron lugar en 1945, Osamu Dazai despliega toda su ironía alterando el significado de los cuentos clásicos.


Durante los bombardeos que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial, una familia acude al refugio antiaéreo para protegerse. Para entretener a los niños, el padre les narra cuentos populares. Pero no todo es lo que parece, y mientras leer a sus hijos, los cuentos comienzan a tomar otra forma más perversa y satírica en el interior de su mente.

Se trata (por méritos propios) de una de las obras más conocidas del escritor japonés. En este caso, toma los cuentos de La Historia de Urashima, El gorrión de la lengua cortada y El lobanillo desaparecido, y nos ofrece una versión políticamente incorrecta de los mismos. Como hemos dicho, se trata de cuentos populares japoneses, pero en Occidente resulta difícil haber escuchado hablar de ellos. Por lo tanto, esta edición no sólo incluye la versión del padre, sino también los originales. De esta forma, el lector no se siente perdido y puede comparar, lo que sirve para apreciar los diferentes matices de la historia. También es de agradecer la cuidada traducción de Daniel Aguilar, que ayuda a que no se pierdan las sutiles connotaciones del texto, que de otra forma pasarían desapercibidas.

El libro ha sido publicado por Satori Ediciones, dentro de su nueva colección de Satori Ficción. Con el subtítulo de Cuentos Japoneses Políticamente Incorrectos, Osamu Dazai se adentra en el mundo de la sátira y la lucha de sexos.

Criado por su abuela, Osamu Dazai se dedicó a la literatura en medio de una vida disoluta, aunque llegó a convertirse en uno de los mejores escritores de la época. Esta obra sería publicada al final de la Segunda Guerra Mundial y posteriormente verían la luz sus novelas Indigno de ser humano y El Ocaso. Sin embargo, no disfrutó demasiado de su éxito, ya que terminaría suicidándose en 1948 arrojándose al río con su amante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada